Publicidad
Publicidad

Aniversario del ZX Spectrum

30 AÑOS, 48 K.

Jesús Martínez del Vas 26/04/12 - 18:28.
3
[foto de la noticia]

Podría empezar ahora mismo a soltaros un rollo en plan «El Spectrum lo desarrolló fulanín y menganín en bla bla bla»… A daros datos técnicos, contaros qué hace un procesador Z80, qué era la ULA, enumeraros los modelos de 48K, de 128K, los pluses, … Bueno, he pensado que siempre tenéis la posibilidad de consultar la wikipedia para estas cosas, es muy aburrido repetirlas. Sé un montón del Spectrum, de verdad, pero quería hablar de él de una forma diferente. Mirad, básicamente: es un ordenador británico, salió en España en el 83, ha cumplido 30 años… y ha enamorado a toda una generación de jóvenes (y no tan jóvenes) españoles. Fue el primer ordenador personal de gran difusión que tuvimos en este país, en una época en la que empezábamos a olvidarnos de penurias, de dictaduras y mirábamos al futuro con ganar de descubrir otros horizontes. El Spectrum nos reveló muchos, no en vano su cinta de demostración se llamaba HORIZONTES y llevaba el que seguramente es el primer juego que todos probamos, EL MURO, tras el cual se hallaban tantas promesas de diversión.

[foto de la noticia]

El Spectrum es un sueño, un sueño de adolescente ochentero. Su versión 48K costaba 52.000 pesetas cuando salió a la venta, y estaría bien que calcularais en qué se traduciría hoy día comprar semejante ordenador. Os lo digo yo: sería lo mismo que comprar un PC de última generación, unos 2.000 euros. No era una broma comprarlo y más cuando hoy día nos escandalizamos al conocer los precios de salida de las consolas de Sony (500-600 euros). Por favor, antes de seguir leyendo, llama a tus padres y dales las gracias porque no pensaste bien en esto. ¿Ya? Seguimos entonces. No, en serio, maldita sea, llámales, desagradecido.

[foto de la noticia]

En el 82 me encontraba en una feria de informática en Aranjuez, y tenían expuesto un ZX81 (antecesor del ZX Spectrum) en funcionamiento. Por supuesto ya sabía que iban a sacar otro ordenador a color y con más memoria, pero quedé fascinado por su diseño, por su tamaño, por sus fuentes en pantalla y su rupestre BASIC. Insistí a mi padre para que me lo comprara.

-¿Pero qué memoria tiene?.- le preguntó entonces al responsable de la carpa.
-1 K de memoria RAM.

Mi padre me miró como diciéndome: «hijo, de verdad, esto es muy pedorro», pero me contestó más diplomáticamente calificando al ordenador como «una calculadora gorda.

-Espérate que seguro que más adelante sale algo mejor.

Supongo que acosé a mis padres un cierto tiempo con el Spectrum, pero recuerdo que se me pasó. Esas Navidades del 83 me pillaron a traición, debo confesarlo, porque los muy capullos de los Reyes no esperaron al día oficial, sino que en una fecha indeterminada que no está en mi cabeza mi padre me dijo:

-Oye, vete a tu cuarto porque tienes que ordenar lo que has dejado por ahí.

Yo me fui atravesando el largo pasillo y de reojo vi cómo venía al trotecillo detrás de mí. Y pensé que era raro, en serio, lo recuerdo perfectamente. Pensé que no era muy propio de un adulto andar trotando por el pasillo como un crío en lugar de andar de manera civilizada como yo con diez años.

Un Spectrum estaba en la mesa de mi habitación.

Una caja negra, preciosa y reluciente. Se me cayó el escroto rodando por la alfombra, cogí la caja negra con ambas manos y la levanté zarandeándola mientras balbuceaba algo a la figura sonriente de mi padre. Que por cierto dejó de sonreír por un momento. Ya sabéis: PC de última generación, 2.000 euros en pleno zarandeo… (ese precio sensibiliza a cualquier padre de los 80).

Esto viene a ser el Spectrum. «El mío fue un regalo de cumpleaños, el mejor regalo de mi vida». «El mío me lo escondieron en el armario y lo descubrí por accidente». «Mi regalo de comunión, me puse a llorar». Todos recordamos qué hacíamos cuando lo tomamos por primera vez en nuestras manos. Algo así como preguntar «qué hacías el 11-S» pero en versión definitivamente feliz. Nuestros padres por supuesto lo recuerdan en clave de: «Le compré un ordenador para que estudiara y aprendiera a programar». Ilusos…

[foto de la noticia]

El Spectrum fue el ordenador que le «tocó» a España. En Francia triunfaba más el Amstrad, en UK por supuesto barría el Spectrum y en USA hacía lo propio el Commodore 64. Aquí no tenía rival, y una de las claves de su éxito era su fuerte componente «social». Una especie de WII de la época. Las tardes de estudio siempre concluían con algún amigo martilleando las teclas de goma. Las clases eran un incesante ir y venir de cintas con las últimas novedades. Incluso la piratería, tan censurable sobre el papel, se convertía en un acto compartido y entrañable muy alejado de la actual búsqueda de «torrentes». ¿Quién no ha pasado inolvidables tardes cargando y copiando un juego tras otro, sobreponiéndose a los errores de carga, esperando interminables minutos de chirridos estridentes con nervios por ver cómo era el «Camelot Warriors», el «Army Moves» o el «Batman»?

Fue la época en la que España pintó algo en el mundo de la producción de software (hasta el punto de tener una «Edad de Oro del Software Español»). Eran juegos tan variados y conocidos como «La Abadía del Crimen», «After The War», «Viaje al Centro de la Tierra», «Goody»,… con Dinamic, Topo, Ópera Soft y Made in Spain batiéndose en desigual duelo por el mercado. Quizá muchos de ellos sobrevalorados por el cariño que les teníamos pero sin duda todos ellos juegos para recordar. Incluso Dinamic inventó el «hype» con el GAME OVER y el FERNANDO MARTIN, que nunca salían pese a llevar meses anunciados.

[foto de la noticia]

La industria del videojuego se inventaba a sí mismo cada semana, porque todo estaba por descubrir, no existían apenas bases. Antes que el GTA existió el TURBO ESPRIT, hubo un SKOOL DAZE antes que un BULLY, antes que el LAIR hubo un THANATOS y previamente a cualquier FIFA tuvimos un MATCH DAY o un EMILIO BUTRAGUEÑO. En el Spectrum nació la perspectiva isométrica, el «Filmation», despuntó RARE bajo el nombre de ULTIMATE, nació el 3D en juegos como ELITE o DRILLER. Y también cada semana salía el MICROHOBBY, la mítica revista dedicada al Spectrum: no, no mensualmente, sino como he dicho, cada SEMANA. Algo impensable hoy día, tal era el ritmo de lanzamientos y producción de software. Y MICROMANÍA era el maldito santuario del jugón, el tesoro oculto, la reliquia buscada con avidez cada mes.

Televisiones de tubo en blanco y negro, teclas de goma que no funcionaban y las arreglábamos con confetis, los consultorios del Viejo Archivero, los Tokes y Pokes, los «bips» al cargar los juegos, los «Tape Loading Error», los cassettes de 60 con cinco juegos por cara (siempre se quedaba uno grabado a medias…), los rebobinados con el boli, las cintas que se fastidiaban por dejarlas sobre el altavoz, el Spectrum que se averiaba por meterle el interface mientras estaba encendido, el Quickshot II que se te rompía quedándose en tu mano, el programa estúpido de BASIC tipo 10 PRINT «hola» 20 GOTO 10.

Eso era el Spectrum.

[foto de la noticia]

Cada día, un horizonte.

JMV.

Gestor de contenidos de elmundodelspectrum.com

Dibujante de «Marcaplayer»

VOLVER

3 comentarios

Sorceneger

#1 27.abr.2012 | 20:01

Buen artículo!¿Quien es el chico de la foto y el plus?Es verdad, yo casqué dos Quick Shot II, y tres interfaces kempston, uno de ellos recuerdo que fue con el Psst. Para fraseando a Sabina en "Una de romanos", "hoy que todos andan con juegos shooters americanos, para jugar contigo me pido una de marcianos"...

Denunciar

Valorar:  Positivo Negativo

Solidganja

#2 30.abr.2012 | 15:49

Yo recuerdo la MSX de espectrum, con sus juegazos en cartucho: Qué tiempos!!!

Denunciar

Valorar:  Positivo Negativo

infiwan

#4 24.jun.2012 | 00:00

Que no haya en este articulo un recordatorio del bruce lee.....

Denunciar

Valorar:  Positivo Negativo

avatar
Queremos saber tu opinión

¿Nuevo en MARCA.com?. ¡Bienvenido!. Consigue aquí tu cuenta gratis para participar.

Recordarme en este ordenador ¿Olvidaste tu contraseña?

blogs

El mundo Player

Fus Ro Dah!

Marca Player Directo

Con el juego a todos lados

Siguenos en:

© MARCA.com Avenida de San Luis 25 - 28033 MADRID
Un web de Unidad Editorial